fbpx
El bótox también es cosa de hombres

El bótox también es cosa de hombres

875 580 admin

El interés por la cirugía plástica y medicina estética solía vincularse sobre todo a mujeres, siendo uno de los tratamientos más utilizados en las últimas décadas. Pero, tras nuestra larga experiencia en bótox en Oviedo, sabemos que esto ya no es solo cosa de mujeres: el bótox también es cosa de hombres.

Los tabúes alrededor de esta práctica están desapareciendo. Cada vez más hombres se sienten interesados por los milagros que realiza esta toxina para ralentizar los signos del paso del tiempo en su piel.

No sólo las mujeres sufren problemas de autoestima. Los hombres cada día piensan más en su salud, en su aspecto físico, en la aparición de las líneas de expresión y arrugas… Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SECPRE), el interés masculino por este tipo de tratamiento ha crecido en torno a un 19% desde el año 2015.

¿Qué es el bótox?

La toxina botulínica tipo A, más conocida como bótox, es el tratamiento médico por excelencia para tratar las arrugas de la frente y el entrecejo. Pero además, es muy útil para las patas de gallo, bandas cervicales etc.

Su función, es paralizar los músculos que se encuentran debajo de las arrugas, pliegues etc. Además de reducirlas o eliminarlas, previene su aparición. La piel adopta una apariencia más lisa y juvenil.

Esta toxina, también puede usarse para el tratamiento de la famosa hiperhidrosis (exceso de sudoración) tanto en las palmas de las manos como en las axilas, el bruxismo o las cefaleas.

¿Cuánto duran los efectos del bótox?

La parálisis muscular aparece al segundo o tercer día de la inyección de toxina botulínica y se intensifica progresivamente hasta que concluye la segunda semana. Este plazo varía según el músculo que se trate.

Suele tener una duración de entre cuatro a seis meses aunque la respuesta varía de una persona a a otra, y en el mismo paciente, de una zona a otra y de una sesión a otra.

¿Es necesario tener algún cuidado?

En la zona en la que se haya inyectado bótox puede aparecer algún pequeño hematoma o una leve inflamación, pero la reincorporación social es inmediata. También es recomendable no acostarse, tocarse ni gesticular con alguna de las zonas tratadas tras tres o cuatro horas de la inyección. De esta manera se evita que la toxina pueda llegar a desplazarse a zonas que no se quieran tratar.

¿Se puede usar en la parte inferior de la cara?

Lo malo de las inyecciones en esta zona del rostro es que son muy impredecibles y, además, tienen muchos efectos secundarios. Por eso, actualmente el bótox no está indicado para tratar las arrugas de esta parte de la cara.

Otras aplicaciones de la toxina botulínica

El bótox se puede usar para otras muchas situaciones y enfermedades, entre las que están:

  • Sialorrea (producción excesiva de saliva).
  • Estrabismo.
  • Hiperhidrosis (sudoración excesiva).
  • Blefarospasmo (contracción persistente de la musculatura de alrededor de los ojos.
  • Espasticidad o rigidez, como en pacientes que hayan sufrido un ictus.
  • Distonías (movimientos musculares anormales).
  • Incontinencia urinaria en parapléjicos.

Ponte en manos de nuestros profesionales. Te asesoraremos sobre todo lo que el bótox en Oviedo puede hacer por ti.

Y recuerda: el bótox también es cosa de hombres.