Botox y bruxismo

Bótox contra Bruxismo

765 509 admin

Bótox en Oviedo

Como comentábamos en artículos anteriores, la toxina botulínica más bien conocida como bótox, ha demostrado ser un gran aliado en tratamientos de distonías, estrabismo, migrañas, sudoración excesiva, corrección de líneas de expresión…

Pero esta toxina, va mucho más allá. Como especialistas en bótox en Oviedo, sabemos que su aplicación, ha demostrado ser una fantástica herramienta para lidiar con las alteraciones del bruxismo.

Este hábito involuntario de rechinar y apretar los dientes, afecta a un alto porcentaje de población. La causa principal está relacionada con el estrés. Además, la tensión acumulada del día a día, los niveles de ansiedad…  se focalizan inconscientemente en nuestra mandíbula.

Muchas de las personas que lo sufren, lo realizan sin ninguna causa aparente. Su persistencia puede provocar desgaste de las piezas dentales, dolor mandibular y de cabeza, tensión facial…

El bótox es un potente relajante muscular que se inyecta en el músculo responsable del rechinamiento, relajando e incluso paralizando el músculo masetero. De esta manera, disminuye su actividad. Si se inyecta de manera regular, puede incluso reeducar los músculos para que dejen de apretar. Los resultados son inmediatos y tienen una duración de entre 6 y 9 meses.

Además de todo esto, aporta beneficios estéticos como la afinación del rostro.

Para más información, solicita tu cita. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Bótox contra Bruxismo