fbpx
Bótox para tratar el Bruxismo

Bótox para tratar el bruxismo

768 513 admin

Bótox para tratar el bruxismo. Botox en Oviedo.

Quizá no conozcas el término bruxismo, pero estamos seguros de que alguna vez has escuchado a alguien decir que “rechina los dientes”. El bruxismo es una patología crónica que cada vez sufre más gente en España. Si no se trata, puede llegar a desencadenar problemas muy serios en la dentadura.

Botox es un tratamiento cosmético inyectable no quirúrgico que relaja las arrugas faciales. Las líneas finas y las arrugas son la desafortunada consecuencia del envejecimiento. No importa lo bien que cuides tu piel, probablemente tendrás arrugas en algún momento de tu vida. Esa es la mala noticia: la buena es que no tiene que dejar que las arrugas controlen su vida.

Los beneficios del Botox son tan completos que millones de personas en todo el mundo utilizan este tratamiento para eliminar las arrugas. El Botox es una fórmula segura aprobada por la FDA que lleva en el mercado desde 2002. Este tratamiento fue una vez famoso por dar un aspecto «congelado» a la cara. En los tiempos modernos, no hay que preocuparse por tener una piel de aspecto poco natural después del tratamiento.

¿Qué puede tratar el Botox?

El uso más conocido del Botox es, con diferencia, el tratamiento de las líneas finas y las arrugas del rostro, pero también se utiliza para una variedad de otros propósitos médicos.

Las formas en que se puede utilizar el Botox incluyen:

Eliminar los signos visibles del envejecimiento.
Corregir los ojos cruzados.
Detener las migrañas.
Reducir la sudoración excesiva.
Aliviar la tensión muscular.
Crear un control de la vejiga.
Reducir el dolor articular y la ATM.
Combatir los síntomas de la alergia como los estornudos.

¿Se puede utilizar bótox para tratar el bruxismo?

En la mayoría de las ocasiones, el paciente no es consciente de su bruxismo. Este suele descubrirse cuando se realiza una visita al dentista y se observa algún tipo de fractura en alguna pieza dental o bien al dormir acompañado.

El bruxismo puede provocar gran dolor en la dentadura así como llegar a destruir el hueso que sujeta el diente. Sus síntomas principales son dolor de cabeza, facial, problemas de masticación…

Las causantes de este nefasto hábito, son en general situaciones de estrés o ansiedad, algún tipo de contacto anómalo entre los dientes de ambas arcadas o debido a una mala mordida.

Afortunadamente, cada día se suman nuevas alternativas que frenan las molestias derivadas de esta patología.

Está demostrado que la aplicación del bótox es una excelente herramienta para combatir el bruxismo. Esta toxina botulínica es un potente relajante muscular que actúa durante un periodo de 3 a 6 meses relajando los músculos faciales.

Mediante pequeñas inyecciones de bótox en los músculos de la mandíbula de forma ambulatoria, conseguimos reducir las contracciones involuntarias de la mandíbula. Todo sin afectar en ningún momento a la capacidad de masticación. De forma inmediata, en 72 horas el paciente podrá notar sus efectos.

Botox para bruxismo

Beneficios estéticos

La utilización del bótox para el tratamiento del bruxismo no sólo mejora la calidad de vida sino que aporta ciertos beneficios estéticos consiguiendo un rostro más estilizado.

¿Quieres ponerle freno al bruxismo? Ponte en contacto con nosotros.  En Clínica Maestro somos especialistas en bótox en Oviedo Por ello te animamos a solicitar una cita para poder asesorarte individualmente y ofrecerte una valoración. Estamos a tu disposición:  985 23 07 75.