fbpx
cuanto dura el efecto del botox. Clínica de medicina estética en Oviedo

¿Cuánto dura el bótox?

768 512 admin

La inyección de bótox es a día de hoy, en nuestra clínica de medicina estética en Oviedo uno de los tratamientos de belleza más demandados para acabar con las arrugas del rostro. Por ello queremos en este artículo responderos a la duda que más habitualmente nos plantean nuestros pacientes. ¿Cuánto dura el efecto de las infiltraciones de bótox?

¿Cuánto dura el bótox?

Cuando vemos el resultado de este tratamiento, nos gustaría que durara para siempre. Que las arrugas que han desaparecido casi por arte de magia, no volvieran a regresar a nuestros rostros. Pero como expertas en tratamientos estéticos con bótox en Oviedo sabemos que el resultado tiene fecha de caducidad. Aunque depende de la piel de cada paciente y de la profundidad de las arrugas, advertimos que lo habitual es que la duración de los efectos sea aproximadamente de 6 meses.

Tras el tratamiento, los efectos comienzan a apreciarse a partir del  cuarto o quinto día. Es un proceso paulatino por lo que no resulta un cambio drástico. Y el máximo efecto se alcanza aproximadamente a los 15 días de haber sido inyectada la toxina botulínica. A partir del quinto o sexto mes, los efectos de la inyección de bótox se van reduciendo notablemente.  

Aunque no hay nada que pueda evitar que el efecto antiarrugas termine por desaparecer, si hay una serie de cuestiones a tener en cuenta para que el resultado sea más efectivo.

En nuestra clínica aconsejamos:

  • Evitar realizar deportes de alta intensidad  en las 48 horas posteriores a la aplicación de la inyección. Hacer este tipo de ejercicio provoca que los músculos de la cara se contraigan en exceso.
  • No abusar del bótox. Un uso demasiado frecuente puede reducir su efectividad.
  • Los especialistas señalan también que tomar suplementos de Zinc cada día, puede ayudar a la durabilidad del bótox.

 

 

¿Cada cuánto tiempo podemos poner bótox?

Inicialmente, puede estar indicado su uso cada 4 ó 5 meses.  Lo más habitual a partir del segundo año, es aplicarlo cada 6 meses.

Cuando desaparecen los efectos del bótox se pueden realizar más tratamientos. Éstos últimos suelen ser más duraderos que el primero. De hecho, se ha demostrado que el uso de la toxina botulínica durante más de un año prolonga la duración de los resultados.

Está demostrado que la aplicación del bótox con un intervalo inferior al recomendado aumenta la posibilidad de que el organismo forme anticuerpos frente a esta sustancia, reduciendo o anulando su efecto en utilizaciones posteriores.

En nuestra clínica de medicina estética, aconsejamos a nuestros pacientes espaciar los tratamientos con toxina botulínica al menos 3 meses. De esta forma se evitará que el organismo cree anticuerpos que anulen los efectos de la toxina en los posteriores tratamientos.